Soltar es poder decir gracias

No sirve de nada eliminar o bloquear a una persona del celular, tampoco sirve obligarse a olvidarla (pasaje directo a la obsesión).
A las personas se las suelta desde adentro, dejando ir una parte de nosotros con ellas, y eso no es perder, es crecer.
Todos te piden o dicen que sueltes, pero nadie te dice cómo hacerlo, verdad?

El secreto para soltar es dejar de lado el capricho de querer que las cosas sigan siendo igual. Aunque lo neguemos o pongamos resistencia, las cosas están en permanente cambio y eso está bien. Es saludable que cambien aunque no estés de acuerdo (ahora) con lo que implica ese cambio.
El cambio significa que hay movimiento y el movimiento es vida.

-Si, pero es doloroso- dirás. Claro que duele soltar. Pero duele más quedarse sosteniendo aquello que consume toda nuestra energía.
Así que vas a poder soltar. Pero lo vas a poder hacer el día que comprendas que soltar no es echar a patadas a alguien de tu vida, sino agradecerle por haber sido un capítulo de tu historia, en el cual seguramente has aprendido infinidad de cosas. Todas las personas que pasan por nuestra vida nos dejan un aprendizaje, solo que a veces lo ignoramos porque estamos pre-ocupados en retener a aquel a pesar de sentir enojo y angustia. Y es maravilloso que alguien venga a enseñarnos, a cambio lo mínimo que podemos hacer es darle la libertad para que siga su camino y agradecerle por todo lo que nos dejó.
Vos también le dejaste algo y también podrás ser un lindo recuerdo en la medida que le saques la llave a la puerta que no lo deja ir.
Así se suelta, diciendo adiós y gracias, dándole la bienvenida a un nuevo capítulo de tu historia.

Lic. Gabriela R. Rivera

Soltar es poder decir gracias
Scroll hacia arriba
Abrir chat