La primera sesión es en realidad una entrevista, orientada a escuchar como te sentis y el motivo. En esta primera comunicación, ambos, vos como consultante, y yo, como profesional debemos elegirnos, aceptarnos, saber si va a haber empatía y confianza ya que es lo que permite que pueda haber una buena comunicación. Esta es esencial para que podamos trabajar en conjunto y puedas encontrar tus propias respuestas a lo que te hace padecer. Las respuestas siempre están dentro tuyo. Durante la primera sesión intentaremos llegar a una conclusión que te conduzca a un reposicionamiento respecto a tu dolor como punto de partida para comenzar a trabajar.

Si ambos nos aceptamos daremos comienzo a un tratamiento, el cual consiste, por lo general, en una sesión semanal, pudiendo oscilar de 30 minutos a 1 hora de duración. Esto va a variar de acuerdo a cómo se desarrolle la sesión.

Siempre es bueno saber de antemano que pueden aparecer cuestiones resistenciales a la terapia que tienen que ver por ejemplo con un sentimiento de mejoría, llegadas tarde, desinterés en asistir a la terapia, no saber que decir, etc. Es importante que estas resistencias puedan reconocerse y vencerse para permitir que el desarrollo de la terapia continúe sin dificultades.

El análisis ofrece la posibilidad al paciente de reconocer su propia perspectiva y que sepa que no es la única ni la mejor, ofreciéndole nuevas posibilidades.

El análisis es un proceso de crecimiento y también una experiencia creativa. La esencia del proceso consiste en levantar los obstáculos para que puedas elegir tu propio camino, reconstruirte y encontrar una posición que te permita vivir y vincularte de manera más saludable.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte? Respondo tu mensaje entre las 9 a.m y 20 p.m.